INTERES GENERAL

Otra gran pérdida…

En la jornada de ayer, la comunidad se enteró del fallecimiento de "Cacho" Ostiz, un ciudadano que trabajó toda su vida, desempeñándose durante 30 años en el ex Banco Pringles, que actualmente se llama Banco "Pampa". También, durante los últimos 12 años, trabajó en la Asociación de Comercio y la Industria y, durante el mismo tiempo, llevó los papeles y la contaduría del cuartel de Bomberos Voluntarios. 

Desde  la mañana de ayer, los restos "Cacho" Ostiz, reposan en la necrópolis local, ya que falleció a los 67 años de edad, para sorpresa de muchos pringlenses que tuvieron la suerte de conocerlo. El mismo se encontraba, desde hace un tiempo, tratando de recuperarse de un problema de salud, y lamentablemente se produjo su partida, causando tristeza en muchos vecinos de nuestra comunidad, que lo recordarán como una persona honesta y de bien y como un gran trabajador.   Domingo Pedro Ostiz, nació un 3 de diciembre de 1949 en la ciudad de Campana, provincia de Buenos Aires, pero a los 2 años se trasladó junto a su familia a Coronel Pringles, donde se crió, en parte, en el campo y en parte, en la ciudad. Fue así que cursó sus estudios primarios en la Escuela Nº 1 y los secundarios en el nocturno, formando parte de la primera promoción en egresar de esta modalidad.  A los 10 años comenzó a trabajar como repartidor en la panadería "La Central".  A los  18 años fue a probar suerte a prefectura, pero después de dos años regresó a Pringles para desempeñarse en otras actividades. Fue así que surgió la posibilidad de entrar a trabajar al Banco Pringles, donde pasó por casi todos los puestos en esta entidad bancaria que fue cambiando de nombres y que en la actualidad se llama Banco Pampa. Luego, una vez que se jubiló, ingresó a trabajar en la Asociación del Comercio y la Industria, y llevaba más de 12  años en este lugar y el mismo tiempo  en el cuartel de Bomberos Voluntarios, donde se encargaba de los papeles y la parte de contaduría de la institución bomberil.   El Diario de Pringles hace un par de años atrás le realizó una entrevista, donde "Cacho" se refirió a su vida y es por ello que, en su memoria, queremos hacer un repaso de la misma y de algunas expresiones y declaraciones que nos dejó por ese entonces.  "Mi idea siempre fue poder estudiar y poder progresar, pero no había en esa época dónde hacerlo hasta que me anoté en la academia "Picman" que la manejaba el Sr. Franco y que funcionaba en calle Stegman, entre Mitre y Dorrego. Ahí, hice el Secretariado Comercial en tres años y, a su vez, ya trabajaba. A los 18 años tenía otras expectativas y tenía dos sueños, uno el de ser piloto de helicóptero, así que por un pariente ingresé en la Prefectura y tenía que estar dos años. Fue así que estuve 1 año en Mar del Plata y otro en Bahía Blanca, pero las posibilidades de ser piloto se diluyeron, ya que no pasé el examen de vista, así que decidí volver a Pringles. Una vez que regresé, empecé a trabajar con Víctor Hugo Wagner en la radio como operador y así estuve dos años pasando música.  De ahí, me surgió la posibilidad de poder trabajar en la tienda "Adúriz", donde me desempeñé durante 3 años. En ese transcurso, pude estudiar en el secundario, ya que se había habilitado el nocturno y fue así que fui parte del primer curso de egresados del nocturno de Pringles, en el año 1976. Después surgió una posibilidad de ingresar en el Banco Pringles, apadrinado por  Rodolfo Ortigosa y Aldo Pirola, y me tomaron, pero hasta que no terminara el secundario, no me tomaban como efectivo, así que finalicé los estudios y arranqué en la sucursal. El movimiento era muy fluído, teníamos 2400 cuentas corrientes y había unos 3000 jubilados y todos los pagos, cobranzas y demás trámites se hacían por caja. De esa época de trabajo recuerdo a mucha gente como a Omar Berruet, con quien fue un placer trabajar; Hugo Rodríguez, José Luis Ruiz, Carlos Inchauspe, Adolfo Montenegro, Miriam Valdemoros, entre muchos otros y el Gerente de esa época era Cavallaro, después estuvo Bottini.  Lo que más aprendí en el banco es el tema de la contabilidad y eso tenía que ver con el otro sueño que mencioné anteriormente, ya que quería ser contador, pero los años pasaron y después ya no pude estudiar.  La experiencia  más grande que tuve fue trabajando al lado de Omar Berruet en la parte contable, donde hacíamos, todos los meses, los balances generales del banco. También, junto a Rodolfo Suárez. Entrábamos a trabajar a la mañana y nos íbamos a las 9 de la noche.  También hice muchos cursos de capacitación y siempre me gustaba aprender más y, sobre todo ser responsable con el trabajo, y con los horarios", aseguraba.

Pero en la oportunidad. como hacía siempre, no dejó de mencionar a su familia, que era lo más importante de su vida.  "Tengo una familia hermosa por suerte y a los hijos les he tratado de enseñar lo que mis padres me inculcaron, como el respeto, el trabajo y los sanos valores que debe tener una persona.  La más grande se llama Agustina,  y es contadora, ya que cumplió el sueño que yo no pude. La segunda se llama Estefanía que trabaja en el Banco, así que es algo muy bueno porque también es algo que yo viví muy de cerca, así que ella va a comprender la tarea que yo hacía y el menor se llama Nicolás, que está  por recibirse de Ingeniero en Alimentos.  También tengo dos nietos por parte de Estefanía, que son Juan Francisco  y Sara.  Si pudiera pedir un deseo, sería  que mi familia goce de buena salud y se le cumplan todos los deseos y objetivos que se propongan y después que el país esté más unido", señalaba por aquél entonces "Cacho" Ostiz quien, sin lugar a dudas, seguirá viviendo en la memoria de muchos pringlenses y quien será recordado por ser un hombre de palabra, honesto y un ejemplo de trabajador.